Propósitos para el año nuevo

Omraam Mikhael Aivanhov maestro espiritual búlgaro y quien murió en 1.986 advirtió: “el año nuevo es enteramente nuevo, pero al mismo tiempo es viejo por todo lo que el hombre ha vivido ya. Como el agua pura de las montañas que viene a mezclarse con el agua estancada de la llanura, el año nuevo, que es original, no lo es del todo, porque los hombres arrastran multitud de cosas viejas con él”.

Esta reflexión me generó varios planteamientos.

En el año que comienza no puedo recibir lo que no he sembrado.

El año que comienza será consecuencia de lo que hice o deje de hacer.

Un año nuevo es como la ley de siembra y cosecha.

El año nuevo arrastra pasado.

¿Qué hice en este año que termina para provocar una vida distinta en el próximo?

¿Por qué me molesto de no recibir lo que no he sembrado?

¿Qué pasaría si antes de prometer cambios para el año que comienza me pregunto si estoy preparado para tomar decisiones?

“Lo mismo ocurre para el año, y hay que saber que el primer día va determinar el primer mes, el segundo día el segundo mes, el tercer día el tercer mes y así sucesivamente…Por consiguiente hay que vivir, pensar, sentir y comportarse correctamente por lo menos durante los doce primeros días para establecer una base inteligente, luminosa gracias a lo cual los doce meses del año quedarán influenciados determinados por el bien.”

Omraam Mikhael Aivanhov

¿Qué es eso que no me gusta y que podría dejar de hacerlo desde estos primeros doce días del año?

¿Si tomara como cierto el planteamiento de Aivanhov que puedo hacer de bueno en estos primeros doce días del año?

Si quieres un año de prosperidad, siembra trigo. Si quieres diez años de prosperidad, siembra árboles frutales. Si quieres una vida de prosperidad, siembra amigos. Te deseo que siembres muchos amigos en el año 2010 y te hagas nuevas preguntas que te generen nuevas decisiones, gracias por habernos acompañado en este 2009 que culmina.

Con abrazo fuerte de coach.

Dejar una respuesta