Coaching ontológico

Es una rama del coaching donde se da prioridad al trabajo del ser y se hace cargo de los dominios linguísticos, emocionales y corporales de los coachees.

En el coaching ontológico se hace énfasis en la transformación del observador y el desarrollo de competencias genéricas que permitan al interesado ser más efectivo en su gestión de vida personal, familiar, laboral y profesional.

En el ámbito empresarial el coaching ontológicos propone un gerente o directivo con alto índice de escucha, comunicación, relaciones interpersonales e inteligencia emocional.

Este modelo de coaching se sustenta en una amplia base biológica y filosófica que incluso acepta y estudia la neurociencia para alcanzar al excelente ser humano que propone.  El coaching ontológico hace énfasis en el respeto y la confianza por el coachee y exige un alto grado ético en la intervención desde una relación emocional positiva que se haga cargo de la transformación individual de quien participa de esta disciplina.

El coaching ontológico incide directamente en el observador y las acciones y comportamientos como lo ratifica el maestro Rafael Echeverría considerado uno de los abanderados de esta rama de coaching.  El coaching ontológico transforma las relaciones entre las personas impactando su vida personal y laboral en un mundo donde los seres humanos discrepan por las diferencias en lugar de mirarlas como aprendizaje y reflexión.

Si nos quedáramos con la máxima de ¨ no prives a nadie de la esperanza pues es quizá lo único que tengan” , el coaching ontológico desarrolla esperanza y ambición en el coachee o la organización donde interviene.