El Coaching

Couching“Gorgojo” es como cariñosamente le dicen a Jorge el carpintero de mi pueblo quien sufrió una parálisis en su cuello y permaneció incapacitado desde el mes de Enero de este año hasta hace pocos días cuando empezó de nuevo a trabajar.

Hoy me dijo que en ese lapso no había podido enderezar su cuello y quedó mirando de medio lado, no podía mover su cuello y le dolía mucho.

Luego de una “batalla” con los organismos de salud de nuestro país a los que hay que demandar para que atiendan a los “desprotegidos” que no tienen recursos para una atención digna, pudo volver a mover su cuello tras aplicarse algunas inyecciones que eran muy costosas y las que le permitieron movilidad de nuevo.

Dada la curiosidad de coach le pregunté qué otra causa podía tener la enfermedad de Jorge y me contó que vivía en la casa de su suegra, que allí recibía mal trato, que no quería vivir más allí, que no tenía espacio ni libertad para trabajar ni para vivir, que se sentía perseguido, vigilado y humillado, me preguntó entonces también si podría ayudarlo con un proceso de “Couching”.

Dice Lise Bourbeau en su libro “Obedece a tu cuerpo” que el cuello une la cabeza con el resto del organismo y ello equivale a unir el cuerpo espiritual con el material, advierte que el cuello es una de las partes flexibles del cuerpo y cuando allí hay problemas esta persona no hace frente a situaciones porque no las puede controlar como quisiera, tiene miedo de ver o escuchar lo que pasa a su espalda, hace como que la situación no le molesta pero en realidad siente muchas emociones.

¿Qué te dice tu cuello con relación a la reflexión de Lise bourbeau?

¿Cuáles son las cosas que te incomodan y aparentas como si no te molestaran?

¿Qué pudieras hacer para escuchar más tu cuerpo y relacionar sus manifestaciones con tus emociones?

Luego leerle a “Gorgojo” el comentario del libro me dijo: “Sabe señor yo pensé que eso del cuello me daba era por bañarme acalorado, pero nunca había pensado que de verdad llevo postergando la decisión de irme y no lo he querido hacer frente a mi esposa y a mi suegra”.

Todos los días Dios nos da un momento en que es posible cambiar todo lo que nos hace infelices. El instante mágico es el momento en que un sí o un no pueden cambiar toda nuestra existencia.

Paulo Coelho

Dice la escritora que observemos si la rigidez del cuello nos impide decir SI o decir NO y nos invita a descubrir que nos impide negar o afirmar algo.

¿Cuántas cosas cambiarían solo con poner límites o aceptar otras?

¿Será que debemos esperar a que nos duela el cuello para tomar decisiones que vienen afectando nuestra vida?

En el coaching ontológico aprendemos las declaraciones como parte de los actos lingüísticos y en ellos está la posibilidad de transformar la realidad usando el poder del Si o del No.

¿Qué ocurriría si no te quejaras más y solo asumieras la responsabilidad de afirmar o negar con palabras o con el cuello?

Dejar una respuesta