Deja Fluir – Sesiones de coaching

Fluyendo con coaching

Obstaculizar el fluir natural, es resistir al universo y cuando eso sucede trae caos y desorden que a nivel del cuerpo físico se traduce en lo que denominamos enfermedad.

Este comentario viene a raíz de la respuesta que algunas personas me dan cuando las saludo…

-¿Cómo estás?

- ¡Ahí… luchando!

Para mi luchar implica resistir, me hace más sentido fluir. Fluir es soltar, alivianar, dejar ir.

Los chinos aplican la disciplina de Chi gong cuyo propósito es liberar los caminos energéticos de nuestro organismo y con ellos desintoxican el cuerpo.  Siento que una de las causas de nuestro sufrimiento humano es resistir.

Nos resistimos a los cambios y nos atrapamos en lugares, en trabajos, en relaciones, en hábitos, en la posesión de cosas y personas.

Hay hombres y mujeres “luchando en su matrimonio, luchando en su trabajo, luchando con los hijos, luchando con la vida”.

¿Qué pasaría si tomáramos conciencia que hay lugares donde ya cumplimos un ciclo?

¿Qué nos hace permanecer en trabajos donde ya no somos felices?

¿Qué sentido tiene seguir con relaciones que ya no funcionan?

Fluye el río hacia el mar.

Fluye el pajarito a su nido.

Fluye el sol en el atardecer.

Fluye la brisa hacia el ocaso.

Fluye el aire en mi acto de inhalar y exhalar.

Fluyen las preguntas y respuestas en sesiones de coaching personalizado.

En una de las paredes de mi casa se hospedan una abejitas pequeñitas que popularmente se llaman angelitas su particularidad es que no tiene aguijón y sus comunidades son promedio de 4.000 ejemplares por grupo.

Más o menos entre las 6 y las 7 de la noche estos insectos cierran la puerta de su colmena y entre las 5,30 y 6,30 de la mañana “abren la puerta”.

Cuando veo este espectáculo me digo.

¡Esto es fluir. Lo divino en la vida es fluir!

Ellas sin ningún esfuerzo entran y salen de su vivienda, cierran y abren cuando deben hacerlo. Si aprendiéramos de este ejemplo nos conectaríamos con el espíritu entraríamos en el poder organizador del cosmos.

¿Cómo sería mi vida si la dejara fluir?

¿Qué beneficios me traería el no resistir más situaciones que me están pasando?

Haz todo lo que puedas por organizar tu vida, pero recuerda que la naturaleza es la organizadora por excelencia.

No trates de controlar el curso del río.

En los momentos de mayor productividad y creación, la naturaleza no trabaja… juega.

El mejor trabajo sale de nosotros sin esfuerzo.

Al final de nada sirve oponer resistencia a la vida.

Ábreles la puerta a los dones del espíritu.

Deepak Chopra

Dejar una respuesta