La maleta del pasado

Coaching Cursos para empresasUna pareja cuyo nombre obvio por respeto a ellos y a quienes llamaré Juan y María les invité a resolver una situación en su relación afectiva ya que de esta dependía su estabilidad laboral.

-Es que él tenía un nombre y número en su celular de alguien con quien algo pasó.

Dijo ella.

-Es que ella es muy celosa, contestó el.

Después de escuchar la versión de cada uno y observar su discurso, un tanto agresivo, concluí que toda la situación se refería a acontecimientos pasados.

La imaginación construye desde el pasado, los juicios se hacen basados en hechos ya ocurridos.

¿De qué me sirve vivir el presente mirando el pasado?

¿Cómo puedo mejorar una relación basado en juicios pasados?

La maleta del pasado la veo cargar por cientos de personas con las que de una u otra forma hablo y quienes insisten en llevarla como equipaje permanente.

Miro como es de pesada esa maleta y me pregunto:

¿Cuál es el beneficio de vivir en el pasado?

¿Qué podría construir si me relacionara desde el hoy y el ahora?

El futuro genera ansiedad, el pasado en ocasiones dolor y malestar. El pasado es posible que resienta, que hiera, que maltrate, que entristezca.

Harold Mcmillan decía: Deberíamos usar el pasado como trampolín y no como sofá.

¿Cuántas personas se pierden cada instante de la vida sentados en el pasado?

Los molinos se mueven con agua de presente y no pueden funcionar con agua pasada.

A su vez si los seres humanos aprendiéramos de los animales nos daríamos cuenta que gozan a plenitud el instante, el momento, la magia del segundo.

Esta pareja de mi historia lleva una maleta que solo les permitirá avanzar cuando decidan tenerlo como referencia y no como equipaje.

Buen coaching y como no puedes transformar el pasado te invito a mirarlo de otra forma.

Dejar una respuesta