La observación del cuerpo

Coaching seminarios empresasLa lipoescultura se define como el arte quirúrgico de devolver al paciente las líneas y curvas que le son propias al cuerpo, a expensas del tratamiento de las células grasas sea esto que se elimine por succión en caso de excesos o se inyecte (lipoinyección) en caso de déficit.

Luego de esta definición escucho que la lipo es buscar la armonía del cuerpo utilizando los medios científicos a que da lugar el tratamiento.

Hoy en día millones de dólares se mueven en el mundo porque cientos de personas se encuentran insatisfechas con algunas “deformidades” de su cuerpo.

La duración de una cirugía y sus costos son relativos dependiendo de lo que el “cliente paciente” desee.

No tengo nada en contra de la lipo, solo que me generó algunos interrogantes.

¿De qué me sirve armonizar el cuerpo si no armonizo mis emociones?

Teniendo en cuenta los costos ¿Qué beneficios me traería si antes de cambiar mi cuerpo cambiara mi forma de pensar?

Si así como dedico tiempo para observar mi cuerpo dedicara tiempo para observar mis relaciones ¿Qué pasaría?

En el mundo moderno el negocio de adorar el cuerpo toma fuerza y de hecho es uno de los más lucrativos ya que hoy en día los seres humanos pretendemos parecer en lugar de ser.

“Tu cuerpo es templo de la naturaleza y del espíritu divino. Consérvalo sano, respétalo, estúdialo, concédele sus derechos”.

Henry F. Amiel (1821-1881) Escritor suizo.

¿Cuáles serían los derechos de mi cuerpo?

¿Qué tanto escucho mi cuerpo?

¿Hasta dónde es suficiente una lipo para cambiar mi vida?

A propósito de este tema recuerdo un dicho popular que decían mis abuelos:

Caras vemos y lo demás no sabemos.

¿Qué tal una lipo para el alma? O una lipo para el mal genio?

Buen coaching y cuidado con los excesos de……?

Dejar una respuesta