Mi colección de águilas

Capacitación apegosDurante años me pasé coleccionando figuras, cuadros y todo lo que semejara águilas y me identifiqué con esta ave a tal punto que en mi casa de campo se advierte este letrero. ¡Nido de águilas!, así llamé el sitio donde hoy reposa mi hogar.

A cada ciudad o país donde viajaba buscaba águilas, en las librerías compraba libros, videos y hasta música de esta ave símbolo de libertad y superación.

 

Muchas de las figuras me las regalaron en madera, cristal, arcilla, piedra, porcelana y hasta papel.

Aprendí que en la crianza de los aguiluchos participan ambos padres, que los expulsan del nido para volar, supe que la reina de las aves tiene las alas más fuertes que las de un avión y que donde pone el ojo pone sus garras.

Grabé un par de CDS sobre el tema, corazón de águila y la voz del águila.

Me doy cuenta que me gusta el aire, me gusta la libertad de expresión, del buen vivir y me encanta que otros vuelen.

A veces digo refiriéndome a mis hijos que ya volaron: “Yo crié águilas no pollitos”.

Pero ya no quiero ser más águila, ahora quiero ser yo, no me quiero identificar con nadie, y lo último que hice en homenaje a mi colección de águilas fue un video que lo puedes ver: http://www.youtube.com/watch?v=9D5z98iKeLg

Me seguirán pareciendo hermosas las águilas como metáfora de vida pero deseo soltar objetos y creencias o cosas limitantes que me aten.

Mi hija Angélica al saber mi decisión dijo que pondría en venta la colección a través de Internet por lo pronto yo quiero aplicar aquella frase que dice “El apego a las cosas que crees que te hacen feliz es lo que te hace sufrir”.

Ya no quiero mostrar que soy águila ahora quiero sentirme ¡ Yo ¡ pues habrá quien se identifique con el león, la paloma o el rinoceronte menos con el mismo.

¿Qué coleccionas durante años que te genera apego y sufrimiento?

¿De qué sirve coleccionar objetos o guardar cosas para estarlas cuidando?

¿Qué te impide desenredar tu vida de cosas que no usas y son solo para mostrar?

En el mundo del coaching aprendí a mirar más para adentro que para afuera y como las águilas que tienen un enfoque definido y establecido ahora prefiero enfocarme adentro pues cuando me vaya de este mundo solo me llevaré la colección de buenas obras que pueda hacer o que otros hagan por mí, me iré ligero de equipaje y quiero empezar ya para no dejar colecciones de objetos que repartir o “litigios en los tribunales de seguidores de águilas que anhelen poseer mi colección”.

El águila con frecuencia muda su hermoso plumaje y se renueva constantemente, y yo hoy me quiero dar el permiso de cambiar, hoy deseo más tiempo para sentir que para tener.

¡Si no tienes lo que deseas, sufres; si logras lo que no deseas, sufres; e incluso cuando consigues exactamente lo que deseas, sufres; porque no puedes conservarlo eternamente!

Dejar una respuesta