No quiero ser perfecto

en busca de la perfecciónMe aburre la gente que busca seres humanos perfectos, no tolero los programas de televisión donde se quiere promover el cuerpo ideal sin celulitis, la medida perfecta, el labio perfecto, el pelo perfecto, el carro perfecto, el hombre perfecto, la mujer perfecta, la salud perfecta, la religión perfecta, los ojos perfectos, las manos perfectas, las uñas perfectas.

Me “cansé” de la perfección. Yo no creo en los seres humanos perfectos, tampoco quiero ser perfecto, no me interesa, solo quiero mirar mis cualidades al igual que las tuyas, reconocer mi sombra así como si me permites hablar de las tuyas.

En la dimensión humana no cabe la perfección, cabe la excelencia, las cosas muy bien hechas. Quizás y seguramente así es, en la dimensión espiritual está la perfección, allá donde está Dios.

¿Cuántas cosas me estoy perdiendo por buscar la perfección?

¿Quién tiene la autoridad humana para juzgar lo que es perfecto?

¿Qué me genera el complacer a otros desde su modelo de perfección?

Quiero estar con gente que se equivoque y tenga la capacidad de responsabilizarse de sus errores, quiero compartir mi vida con seres que puedan aprender del error y no se den tan duro por fallar, deseo empresas donde se reflexione sobre los desaciertos y se pase de la cultura de la culpa a la de la responsabilidad.

No tengo fe en la perfección humana. El hombre es ahora más activo, no más feliz, ni más inteligente, de lo que lo fuera hace 6000 años.

Edgar Allan Poe

Quiero a mi lado ejemplo de personas más que perfectas, felices, que me enseñen de la alegría, la paz, la solidaridad, el respeto, el arte , la belleza y las virtudes.

No más de aquellos que todo lo juzgan, lo critican y lo califican, prefiero estar hoy en el mundo de la duda y no en el de la respuesta.

Buen coaching….

Dejar una respuesta