¿Para qué la simbiótica?

Coaching individual y coaching grupal

La metodología de la simbiótica aplica técnicas activas de entrenamiento y desarrollo de roles aplicadas al Coaching, la educación experiencial, la biodanza y el psicodrama impactando emocionalmente a los participantes desde un aprendizaje vivencial que permita alcanzar los objetivos fijados en un proceso disciplinado.

Nuestro valor agregado es un aprendizaje experiencial donde acudimos a herramientas diversas que ajustamos a la necesidad de las personas, equipos o empresas en un marco pluralista del conocimiento.

Durante el programa aplicamos metáforas, juegos, retos, historias, contextos, dramatizaciones, música, aventura y recursos tecnológicos que conduzcan a una manera divertida y relajada de aprender.

El método busca exponer al participante con su verdad y que el mismo la enfrente a través de las distintas herramientas que la simbiótica le plantea.

En el desarrollo de las sesiones se pueden presentar situaciones donde vale la intuición y el fluir para desencadenar acciones inmediatas que permitan llegar a donde quizás por años la persona o grupo no han podido penetrar.

Estas herramientas prácticas rompen con el tradicional modo de aprender puesto que el proceso es medible con el tiempo y el primero que lo percibe es el interesado quien debe asumir tareas y desafíos que lo llevan a donde decidió llegar.

Las soluciones en los distintos programas que propone la simbiótica surgen de la creatividad, la espontaneidad y la innovación recobrando la naturaleza humana como su esencia y que en otras épocas escuchaba a través por símbolos y señales que le indicaban que decisiones tomar.

Los simbiotistas creemos en el campo de todas las posibilidades y de hecho al cambiar el observador que somos provocamos en el interesado resultados diferentes tomando conciencia que la reinterpretación es una decisión personal que genera un modelo mental de paz y tranquilidad.

Nosotros gestionamos las personas o grupos a los que pertenecen a sabiendas que podemos despertar críticas puesto que nos salimos del “ rebaño” donde se proponen únicas verdades y métodos conductistas que llevan a la “idiotez” de no pensar por sí mismo sino de acuerdo a como el “sabio” propone.

Aquí el “ sabio” es el participante quien goza de toda la libertad para crear, ser él y darse la posibilidad de sentir antes que , e intuir antes que razonar.

Con el método simbiótico logramos acciones distintas para obtener resultados diferentes en la inmediatez que el proceso de cada uno lo permita, no participamos de la estandarización de la pedagogía ya que somos convencidos que cada quien tiene su tiempo y su momento y este hay que respetarlo.

En fin cada modelo es valioso. El coaching aporta la inmediatez, la reflexión, la pregunta, la conversación, la diversidad, el cambio de observador. La biodanza desde su base científica saca los movimientos naturales y los conecta con las 5 grandes líneas de vivencia, vitalidad, sexualidad, creatividad, afectividad y trascendencia. Esta disciplina nos muestra cómo estamos parados en el mundo.
Por su parte la educación experiencial invita a vivenciar permanentemente el cambio y la transformación mientras que el psicodrama actúa sobre los acontecimientos de la vida del asistente en vez de hablar sobre ellos.
Con base en lo anterior lo invitamos no a mirar desde la barrera los programas que sugerimos sino a convertirse en un testimonio más de su efectividad.

LLEGA DONDE LA GENTE, ANDA ENTRE LA GENTE, APRENDE DE LA GENTE.
LABORA AL LADO DE LA GENTE, EMPIEZA CON AQUELLO QUE ELLA SABE.
CONSTRUYE SOBRE AQUELLO QUE ELLA TIENE, ENSEÑA MOSTRANDO, APRENDE HACIENDO.
QUE TENGAS UN PATRON Y NO UNA MUESTRA.
UN SISTEMA Y NO UNA COLCHA DE RETAZOS, UNA OBRA INTEGRADA Y NO MAS PARTES SUELTAS.
NO PARA CONFORMARSE SINO PARA TRANSFORMARSE, NO PARA ALIVIAR SINO PARA LIBERAR”

Adaptado Lao -Tse 700 a.c.

Dejar una respuesta