Todo tiene su momento

Capacitación empresasMi amigo Aquileo quien murió ya hace unos cuatro años hubiera querido acompañarme hoy cuando concreté un plan de entrenamiento para una empresa multinacional muy querida para los dos.

Aquileo antes de morir me buscó acercamientos con las directivas de la empresa y a pesar de varios intentos todos fueron fallidos.

Ha pasado un tiempo importante desde que el cáncer venció a mi amigo y hoy sin que él estuviera para verlo cerré un proceso de negociación que indica que haré coaching a un buen número de personas.

¿Qué paso antes que las cosas no se dieron?

¿Qué aprendí en este lapso de más de 4 años en que no se dieron los acercamientos?

¿Yo quería estar en esa empresa haciendo lo que se hacer, para qué debía esperar?

Hoy me di cuenta que las cosas no son cuando yo quiero sino cuando el universo lo tiene dispuesto y para ello tuve que regresar al Eclesiastés 3-1.8

Hay una momento para todo cuanto ocurre:

Un momento para nacer

y un momento para morir.

Un momento para plantar

y un momento para arrancar.

Un momento para matar

y un momento para sanar.

Un momento para destruir

y un momento para edificar.

Un momento para llorar

y un momento para reir.

Un momento para el duelo

y un momento para la fiesta.

Un momento para lanzar piedras

y un momento para recogerlas.

Un momento para abrazarse

y un momento para separarse.

Un momento para intentar

y un momento para desistir.

Un momento para guardar

y un momento para desechar.

Un momento para rasgar

y un momento para coser.

Un momento para callar

y un momento para hablar.

Un momento para amar

y un momento para odiar.

Un momento para la guerra

y un momento para la paz.

Mis hijos mayores ya hace varios años se fueron lejos de Colombia y seguramente en el momento que debe ser, regresarán, o quizás no.

Quien quiera forzar el tiempo se forzará a sí mismo; aquél que deja que fluya, el tiempo le traerá rosas.

Friedrich Rockert

¿Qué te genera ansiedad porque no se da como tú quieres?

¿Qué ocurriría si le dieras rienda suelta a la paciencia y la perseverancia?

¿Podrías creer que todo tiene su tiempo y su momento?

¿Será posible aceptar que hay lecciones por aprender y por ello lo que pides no llega?

Vamos …… ¡Todo tiene su momento!

Dejar una respuesta